Este puente de diciembre lo hemos en pasado en Valencia en casa de unos amigos. Decidimos aprovechar una vez más el hecho de estar viviendo ahora en la Península para hacer un viaje en coche así que, tal como hicimos ya hace unas semanas con nuestra pequeña escapada Low Cost a Llavorsí, preparamos maletas y cogimos coche y carretera.

El sábado por la mañana salimos de Barcelona en dirección Valencia. Como no podía ser de otro modo siguiendo con nuestra filosofía low cost, el recorrido programado no incluía peajes. Durante la planificación del viaje me informé del coste que tenía ir por la AP-7 y del ahorro en kilometraje y tiempo que suponía respecto a ir por la N-340. Vi que el trayecto por la autovía de pago era de unos 350km con una previsión de 3h y 20 minutos de duración y un desembolso de alrededor de 40€ en peajes. El trayecto por la Carretera del Mediterráneo era de 358km pero suponía unas 4 horas y 45 minutos de conducción, sin embargo, el ahorro de esos 40€ en la ida y 40€ en la vuelta nos hizo tener claro desde el principio qué opción sería la elegida para este viaje.

Siempre que podáis evitad peajes, ahorraréis dinero y pasaréis por lugares interesantes

Además del ahorro económico que esto supone, ir por carreteras secundarias ofrece la oportunidad de ver bonitos paisajes y de pasar por poblaciones muy interesantes. Los descansos y paradas necesarias durante un largo trayecto en coche, pueden disfrutarse en bares locales, en pequeños rincones con encanto… A diferencia de esto, las grandes autopistas convierten el recorrido en coche en un mero trance para llegar a un destino. La conducción es mucho más automática y aburrida y las paradas se limitan a hacerse en áreas de descanso masivas.

decepcion-gasolinera-low-cost-escapada-valencia-1

Antes de salir de Barcelona paramos a comprar algunas cositas para el viaje y llenamos el depósito del coche que ya estaba en reserva. Los primeros kilómetros después de salir de casa estuvieron acompañados de algunas retenciones lógicas al tratarse del inicio de un puente y de la salida de una gran ciudad como Barcelona.

decepcion-gasolinera-low-cost-escapada-valencia-2

Después de algo más de una hora de trayecto hicimos una primera parada para tomar un café en un bar que encontramos en una población costera para después continuar el camino. Después de pasar por Tarragona y en la provincia de Perelló, vi en la carretera una gasolinera con un gran letrero que me llamó la atención por lo que ponía: Joselon LOW COST. Como llevaba el coche prácticamente hasta arriba de combustible y además, me pilló desprevenida, no paré. Lo que sí hice fue guardar la ubicación del lugar en el móvil con la clara idea de parar a la vuelta y aprovechar para repostar y llenar de nuevo lo gastado del depósito en el viaje.

Ya no paramos hasta la hora de comer, cuando aprovechamos para disfrutar de los bocadillos que llevábamos justo delante del mar en un pequeño pueblo situado justo a la salida de la comunidad autónoma de Cataluña y a punto de entrar en la valenciana.

decepcion-gasolinera-low-cost-escapada-valencia-3

Después de tomar una café en un bar del mismo pueblecito, emprendimos de nuevo el camino y fuimos directamente hasta nuestro destino para instalarnos en casa de nuestros amigos y seguir disfrutando de esos días libres.

Esa primera noche fuimos a pasear por en centro de Valencia donde pudimos ver las luces de Navidad y un gran árbol con una pista de patinaje al lado en la plaza del Ayuntamiento. Después de tomar unas cervezas, fuimos a cenar al barrio de Ruzafa, una zona de moda en la actualidad. Teníamos reserva en el restaurante El Almacén, dónde sirven raciones muy buenas de entre una pequeña carta. Tanto la comida como el lugar nos encantó y a pesar de no ser un restaurante Low Cost decidimos “darnos un homenaje” con lo que nos habíamos ahorrado en los peajes de ida. La cena para cuatro con botella de vino incluida salió por unos 80€, lo que nos pareció adecuado para la calidad de la comida. La verdad es que es un sitio muy recomendable, bajo mi punto de vista, para ir en alguna ocasión especial. Os dejo el enlace con la referencia de “El Almacén” en TripAdvisor para que podáis ver más comentarios acerca del lugar y valorar si os merece o no la pena ir si visitáis la ciudad o vivís allí.

Lo que ahorras en peajes puedes gastarlo en una buena cena

Con la barriga bien llena fuimos a tomar una copa antes de volver a casa. Previsores ante la intención de los cuatro de beber vino durante la cena y tomar alguna copa después, dejamos el coche en casa y bajamos de Alcàsser en tren. Para la vuelta la intención era coger un taxi que sabíamos que podía costarnos alrededor de 19€, pero en ese momento recordé que hacía sólo unos días había tenido la oportunidad de probar la aplicación Uber en Barcelona una noche que salí con unos amigos con muy buenos resultados. Por ello, decidí probar de nuevo y al acceder a la app para solicitar un coche me saltó una alarma en la que me informaban que durante todo el puente, el servicio era gratuito en Valencia. Con algunas dudas acerca de si esa promoción tenía o no trampa pedimos el vehículo que no tardó más de 5 minutos en llegar. Una vez más, el conductor, el coche y el servicio ofrecido fueron excelentes y la mayor sorpresa vino cuando llegamos a nuestro destino y a través de la app Uber se me informó de que el pago era de 0€. Por curiosidad quisimos preguntarle al conductor cuánto nos habría costado el viaje sin esa promoción, ya que a él sí que le salía el importe, y nos dijo que el precio habría sido de 13€, 6€ menos de lo que pagan habitualmente estos amigos que viven allí. Así que más que encantados después de la gran noche, nos fuimos a dormir.

Uber es una muy buena alternativa al taxi, aunque ahora la polémica está servida

El día siguiente fue un día tranquilo. Un paseo por la ciudad, un arroz caldoso al mediodía en casa de nuestros amigos y por la noche unos vinos y unas tapas en Alcàsser. Como hacía mucho frío, volvimos a casa donde pedimos una pizzas y continuamos la velada con villancicos y unas copas.

El lunes era ya el último día y queríamos salir de Valencia justo después de comer para llegar a casa por la noche ante la posibilidad de encontrar de nuevo retenciones por ser fin de puente. Por la mañana fuimos al campo y nuestros amigos nos dieron una caja llena de naranjas y mandarinas cultivadas ahí para llevárnosla a Barcelona. A la hora de comer pudimos probar un buenísimo “arròs al forn” que nos prepararon en casa y después de un buen café nos despedimos y cogimos el coche para volver a la Ciudad Condal.

Tenía la ubicación guardada del lugar en el que se encontraba aquella gasolinera Low Cost que me había llamado la atención durante el camino de ida. Para poder valorar mejor si repostar ahí valía o no la pena, decidí fijarme durante todo el trayecto en los precios de los carburantes durante ese día en varias gasolineras.

Dentro de la Comunidad Valenciana, el precio más caro durante el camino lo encontramos en una estación Repsol con un precio de 1,239€/litro en el caso de la gasolina 95 y de 1,279€/litro en el caso del diésel. El precio más bajo lo vimos en una gasolinera de la cual no recuerdo el nombre con un precio para el diésel de 1,159€/litro. Una vez en Cataluña el precio más caro hasta llegar a la gasolinera esperada fue de 1,199€/litro para el diésel y 1,259€/litro para la 95 en una estación Galp. Lo más barato lo encontramos en una estación de servicio que yo desconocía hasta el momento llamada Esclat donde el precio del diésel era de 1,05€/litro y el de la 95 de 1,15€/litro. Con todos esos datos recogidos llegamos al punto dónde la ubicación nos indicaba que se encontraba Joselon LOW COST.

decepcion-gasolinera-low-cost-escapada-valencia-4

La gasolina en la estación “Low Cost” resultó ser más cara

Lo primero que me llamó la atención fue que, siendo de noche, esas letras en medio de la carretera resaltaban todavía más y resultaban un reclamo muy atractivo para los viajeros. Lo segundo en lo que me fijé fue en la ausencia de un cartel luminoso, como es habitual en el resto de gasolineras, con los precios del combustible. Una vez delante del surtidor los precios seguían sin aparecer en ningún lugar, por lo que antes de echar gasolina decidí entrar y preguntar por ellos, convencida de que serían realmente bajos tratándose de una supuesta gasolinera Low Cost. Mi asombro llegó cuando la dependienta me informó de que el diésel iba a 1,22€/litro, no podía creer que publicitándose como una gasolinera Low Cost su precio fuera el más caro de entre las estaciones de servicio que habíamos visto hasta llegar ahí dentro de la Comunidad autónoma de Cataluña. Viendo esto le pregunté a la chica por qué utilizaban ese reclamo Low Cost cuando en realidad resultaba una especie de “publicidad engañosa” dado que los precios no eran nada bajos. Ella lo justificó diciendo que era porque los precios para el combustible se encontraban dentro de la media pero que de todas formas no estaba de acuerdo con el hecho de que su jefe publicitara la estación de esa forma.

decepcion-gasolinera-low-cost-escapada-valencia-5

Después de repostar 20€ para dejar constancia del precio (dado que no aparecía en ningún lugar), continuamos el viaje ya directos hacia casa para descansar y prepararnos para la vuelta a la rutina.

Lo que aprendí con esta experiencia es que no podemos fiarnos ciegamente de todo aquello que lleva el sello Low Cost. Actualmente éste es un potente reclamo para atraer a la clientela y animarla a consumir un producto o servicio convenciéndola de que no lo encontrarán más barato. Puede que muchas personas piquen el anzuelo de esa gasolinera y llenen sus depósitos convencidas de que con ello ahorrarán dinero. Esto ocurrirá porque muchas no tendrán la oportunidad de fijarse en los precios del combustible en otras estaciones para poder comparar y por ello pagarán más caro el litro de gasolina que en la mayoría de las otras gasolineras. Por este motivo es muy recomendable informarse de los precios de cualquier producto y servicio antes de adquirir uno etiquetado de Low Cost sin pensar que puede que no sea así.

¿Creéis que la etiqueta Low Cost se utiliza hoy en día injustificadamente en demasiadas ocasiones?

Compartir
Artículo anteriorViernes de Compras con el Black Friday en España
Artículo siguienteCómo Alquilar un piso a buen precio
Apasionada de la escritura, las nuevas tecnologías y sobretodo, de disfrutar de la vida. Incansable buscadora de alternativas low cost para que el dinero no se convierta en un obstáculo en el camino. Me encanta embarcarme en nuevos proyectos y este blog es uno de ellos ¡porque se puede disfrutar día a día con poco dinero!

1 Comentario

  1. La diferencia básicamente está en los aditivos ya que el combustible en el 95% de los casos es el mismo. También en los gastos generales más reducidos al no ofrecer servicios extras como tienda, lavados, etc..

    Nos han pasado un vídeo muy didáctico y ameno que lo explica a la perfección.

    Vale la pena verlo.

    https://youtu.be/cm16AQA0i_c

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here