Por lo general, el pago de una vivienda es a lo que dirigimos la mayor parte de nuestro presupuesto mensual con las repercusiones que eso conlleva. Este artículo evidentemente no es la solución definitiva a este problema, pero a través de él intentaré daros algunos consejos y alternativas para reducir al máximo el impacto económico que supone para los mortales acceder a un lugar dónde vivir.

Mi experiencia personal

Cuando llegamos a Barcelona hace algo más de dos meses sabíamos que sería difícil encontrar aquello que estábamos buscando: un pequeño lugar donde vivir solo para para nosotros dos y con un pecio máximo de 450€. Además, llegamos con la idea de conseguirlo en la zona que nos habíamos propuesto: l’Eixample Esquerra, donde viven algunas de nuestras amistades y donde la cercanía de Sants Estació y la buena conexión con los transportes públicos no haría más fácil la estancia y disfrute de la ciudad. Con tal propósito vinimos aquí a pasar una semana antes de hacer el traslado definitivo alojándonos en casa unos amigos mientras realizábamos la búsqueda de lo que muchas personas nos decían que era un imposible.

Antes de venir, llevábamos meses mirando pisos a través de la red, analizando las posibilidades reales de encontrar aquello que nos proponíamos. La verdad es que era algo que se nos presentaba complicado, pero con toda la información acumulada después de comparar mucho estábamos preparados y dispuestos a por lo menos intentarlo.

La primera dificultad con la que nos encontrábamos era la de que la mayoría de pisos en una gran ciudad como esta no duraban más de dos días sin ser alquilados, por lo que llegábamos sin citas previamente concertadas. Los únicos dos pisos que se adaptaban a nuestra búsqueda y parecían estar disponibles todavía al llegar a la ciudad eran a través de inmobiliaria (como la mayor parte de la oferta de vivienda en este tipo de ciudades) y se esfumaron el mismo día que llegamos: los habían alquilado hacía tan solo unas horas. Así que nuestra carrera a contrarreloj por encontrar nuestro hogar antes de llegar a la semana siguiente en barco desde Mallorca y con el coche cargado hasta arriba para realizar la mudanza parecía empezar desde cero en ese momento.

La verdad es que durante esa semana, tuvimos varios momentos de desesperación en los que nos planteamos cambiar nuestro objetivo barajando opciones como las de compartir piso, pagar un poco más por un piso para los dos solos (cosa muy complicada dada nuestra situación económica), vivir en algún otro barrio más apartado…pero afortunadamente, nuestra persistencia y creencia en que encontraríamos aquello que veníamos buscando dio sus frutos.

Dos días antes de coger el vuelo de vuelta a nuestra isla para preparar el traslado y subirnos al barco cuatro días después, nos despertamos a primera hora con una de nuestras alarmas de búsqueda (una herramienta muy importante y útil en la búsqueda de una vivienda que después explicaré para quienes no la conocéis). Habíamos dormido solo 3 horas ya que la noche anterior habíamos trasnochado y no sabíamos si todavía estábamos soñando o ya habíamos despertado. En la alerta se nos avisaba de que acababan de publicar el anuncio del que hoy es nuestro piso: un pequeño piso reformado a una calle de donde viven nuestros amigos (donde estábamos alojados) en l’Eixample Esquerra por 400€ al mes y lo mejor de todo, ¡¡alquilado por un particular!! Rápidamente nos levantamos, llamamos sin perder ni un segundo y concertamos una cita para dos horas después. Al verlo, inmediatamente le dijimos al propietario que nos lo quedábamos y él anuló las 3 o 4 citas que tenía para ese mismo día.

El piso no tenía muebles ni tampoco lavadora. Pero teniendo Ikea cerca y una lavandería típica americana en la calle justo al lado del piso poco nos importaba. Habíamos cumplido con nuestro objetivo y por 50€ menos de lo que habíamos marcado en nuestro presupuesto como tope. Después de estar viviendo aquí durante casi 3 meses estamos más encantados todavía con nuestro mini piso: menos gasto de luz, menos por limpiar y más tiempo y dinero para disfrutar de lo que nos ofrece el barrio y la ciudad.

como-alquilar-piso-buen-precio-1

Cómo alquilar un piso gastando menos dinero

Cuando nos disponemos a buscar un piso de alquiler hay varios factores que pueden influir mucho en el precio que acabaremos pagando por él. A continuación os hablaré sobre algunos de ellos y os daré algunas recomendaciones que me han servido a mí para conseguir una búsqueda más fructífera.

Tiempo

El factor tiempo es una de las cosas que pueden jugar en nuestro favor o en nuestra contra. Es muy importante que, siempre que sea posible, no dejemos la búsqueda de un piso para último momento. Algo que os ayudará mucho es conocer cómo está el mercado de las viviendas que cumplen con los requisitos que queréis y para ello nada mejor que mirar y mirar durante algunos meses las opciones disponibles.

Por otro lado, tener mucha prisa por alquilar nuestro piso puede jugarnos malas pasadas: caer en estafas, no tener en cuenta las condiciones de “letra pequeña” que se estipulan en el contracto o de forma indirecta, meternos en un pago mensual que nos haga vivir de forma ahogada…las prisas no son buenas.

Además, si alquilais un piso a la desesperada pensando en que os cambiaréis en cuanto encontréis algo mejor, a parte de las molestias que esto ocasiona, deberéis tener mucho en cuenta algunos detalles como que la nueva Ley no permite dejar un piso antes de los 6 primeros meses desde que la firma del contrato o el hecho de que podríais perder la fianza abonada si no avisáis con el tiempo de antelación requerido o habiendo cumplido todo aquello estipulado en el contrato.

Ubicación del piso

Como es lógico, el lugar dónde se encuentre la vivienda influirá mucho en su precio. De entrada, algo a tener en cuenta es el país en el cual nos encontramos buscando un lugar el que vivir. No es lo mismo pensar en vivir en países como Reino Unido o EEUU que en países asiáticos como Tailandia. Pero para aportaros una información más útil me basaré en España, ya que supongo que seréis la mayoría quienes busquéis vivienda aquí.

Para empezar, si queremos vivir en la ciudad, por lo general comportará de entrada un precio superior en relación a un inmueble de iguales características situado en las afueras o en un pueblo. La ciudad elegida también hará que el coste varíe ya que, lógicamente, suele ser más caro vivir en ciudades como Madrid o Barcelona que en otras ciudades que no son capital de una comunidad autónoma o provincia. Si vuestra elección es vivir en un pueblo, en el campo o simplemente os da igual, entonces estáis de suerte ya que tenéis muchas posibilidades de encontrar vuestro “piso chollo”. Si por el contrario, estáis decididos a vivir en la ciudad, dentro de ella los precios serán muy variados dependiendo del barrio en el que queramos estar e incluso de la calle.

A veces es recomendable mirar precios en las poblaciones más cercanas a la ciudad ya que esto os puede suponer un gran ahorro de dinero mes a mes. Puede que alejándoos tan sólo unos kilómetros de la urbe consigáis un piso más ajustado a vuestro presupuesto sin necesidad de renunciar a la vida diaria de la ciudad ya que en muchos casos las conexiones son muy buenas tanto en transporte público como en carretera.

como-alquilar-piso-buen-precio-2

Características

Está claro que si no pensáramos en el dinero le pediríamos a un piso todas las comodidades y espacios necesarios para estar en él sin preocuparnos por nada, pero si somos realistas sabemos que cuanto más exijamos, más tendremos que pagar por todo ello. En este punto es muy importante ser conscientes de cuánto queremos pagar cada mes por una vivienda. A partir de ahí estaremos en disposición de pedir aquello que buscamos.

Para empezar, en este caso el tamaño sí importa. Por lo general, cuántos más metros cuadrados tenga un inmueble, mayor será su precio. Con ello, el número de habitaciones o el espacio con el que cuenten sus estancias estará estrechamente relacionado. Un piso pequeño tendrá, evidentemente, menos habitaciones y espacios comunes más reducidos.

Por otro lado, el hecho de que sea una construcción más o menos nueva o reformada o no también influirá en el dinero que el propietario pida por ella. Muchas veces, una vivienda reformada aunque antigua supondrá un coste menor que una con pocos años de vida. Las nuevas construcciones no tienen por qué ser mejores que las antiguas, de hecho, sobretodo a raíz de la burbuja inmobiliaria, pasa todo lo contrario. En muchos casos, los edificios nuevos fueron construidos con prisas con el objetivo de vender y rentabilizar lo invertido lo antes posible. Además, para obtener mayores beneficios en algunas ocasiones los materiales utilizados no fueron de la calidad que requerían sus desorbitados precios. Por todo ello, no os guiéis por los años que tenga la construcción, lo mejor es valorar los pisos en vivo y en directo por lo que conviene ver una gran variedad de ellos.

Algunas viviendas menos atractivas pueden resultar también una buena oportunidad para vivir en ellas aunque sea por un tiempo determinado en el que aprovechar para ahorrar. Pisos interiores sin demasiada luz natural, por ejemplo, pueden suponer una menor mensualidad.

A nivel de comodidades, aplicar algunos filtros en la búsqueda puede que no os ayude nada a encontrar el mejor precio. Elementos como un ascensor, calefacción central, aire acondicionado o extras varios como terraza o jardín también provoca un aumento de los precios. No conviene limitarse en este aspecto si lo que queréis es conseguir una vivienda económica. Buscar pisos sin muebles también puede llevarnos a encontrar algo bueno, bonito y barato. Hoy en día comprar las cuatro cosas básicas para entrar a vivir a una casa no supone un gran gasto de dinero si lo compramos en tiendas como Ikea o directamente de segunda mano. Aunque la inversión inicial sea mayor, el pago de una mensualidad menor a la larga lo compensará con creces. ¡Calculadlo!

Dónde buscar

Mi primer consejo aquí es que evitéis siempre que sea posible los intermediarios. Lo único que conseguiréis a través de ellos es perder dinero pagando por sus comisiones. Además, un trato no directo con el propietario desde el principio a la larga puede traeros consecuencias como su desentendimiento ante cualquier problema. Hay que tener en cuenta que en la mayoría de casos las inmobiliarias median simplemente hasta el momento de la formalización de un contrato, por lo que después de cobrar su comisión desaparecen. En ese caso desaparece en ese instante el referente con el que acordamos el arrendamiento por lo que quedaremos a expensas de lo que quiera esa persona propietaria a la que muchas veces ni habremos conocido.

Para mí, la mejor forma de buscar un piso es a través de las páginas especializadas de Internet. En ellas, además de aplicar los filtros que consideremos necesarios, podremos ver fotografías y hacernos una idea de cómo es cada vivienda. Las páginas que os recomiendo son principalmente la de segundamano y la de fotocasa. Lo que más me gusta de la primera de ellas es que, a parte de poder filtrar la búsqueda según criterios económicos y de espacio, podéis ver directamente en un apartado los alquileres particulares y sin intermediarios disponibles. En el caso de fotocasa esta opción no está disponible pero los filtros que ofrece son más amplios que en segundamano.

como-alquilar-piso-buen-precio-3

Otras webs que también he utilizado a la hora de buscar piso y que también pueden seros de utilidad son la de idealista.com y habitaclia. En ellas también podréis aplicar filtros interesantes para ajustar más vuestra búsqueda y serán una opción más para comparar antes de decidiros por el piso definitivo.

En cualquier caso, tened mucho cuidado con las estafas. Están a la orden del día en estas redes por lo que no hagáis ningún pago sin ver el piso en persona. Lo más común es que os cuenten una historia acerca de que tienen el piso en propiedad pero que actualmente se encuentran viviendo fuera y que por este motivo no pueden concertar una cita con vosotros para enseñároslo. Os intentarán convencer de varias formas de que esto no supone ningún problema y que podéis arreglarlo de varias formas. No confiéis en un anuncio con el que el contacto empiece por medio de un correo de este estilo.

Finalmente, si queréis vivir en una zona en concreto os daréis cuenta de que la búsqueda por Internet queda muy limitada. En tal caso, lo mejor es que combinéis las herramientas que encontramos en la web con paseos por las calles de la zona en la que tenéis intención de alquilar la vivienda. En mi caso, me di cuenta de la cantidad de carteles de “Se Alquila” que se ven paseando con atención. Ésta es una muy buena alternativa a la hora de encontrar viviendas en una zona determinada, pero el principal problema es que la información que recibimos a través de un simple cartel de este estilo es muy escasa por no decir nula. La única forma de saber más acerca de estas viviendas en alquiler es llamando al teléfono facilitado y armarse de paciencia.

Alertas

Esta es una herramienta muy útil que en mi caso me permitió conseguir el piso en el que hoy vivo. Es una posibilidad que ofrecen la mayoría de páginas web especializadas en la búsqueda de una vivienda. Consiste básicamente en recibir una alerta al móvil mediante un correo electrónico o un mensaje en el que se nos avisará de los pisos disponibles según los criterios que introduzcamos en el mismo momento en que su anuncio se publique. Esto permite estar siempre informado de las últimas novedades y enterarse inmediatamente de la existencia de una vivienda ajustada a lo que buscamos para evitar así perder lo que puede ser una buena oportunidad.

como-alquilar-piso-buen-precio-4

¿Te has decidido por una vivienda? Abarata el precio del piso que quieres

Cuando nos decidimos por un piso directo de propietario las oportunidades para negociar su precio y conseguir abaratarlo son mayores. Algo importante y que jugará a nuestro favor es guardar aquellos pisos que nos interesan a través de la web y hacer un seguimiento para ver qué pasa con ellos. Cuando un piso lleva ya un tiempo anunciado sin ser alquilado es probable que ante nuestro interés el propietario esté dispuesto a rebajar el precio. De hecho, en muchas ocasiones aparecen en la misma web bajadas de precio de algunos inmuebles que, transcurrido un tiempo, siguen disponibles. Con este tipo de viviendas también será más fácil jugar con su precio.

Por otro lado, que el propietario nos conozca en persona puede resultar una buena estrategia para abaratar la mensualidad. En muchos casos preferirán tener un perfil de inquilino que les aporte estabilidad, confianza y seguridad con una renta menor que uno que no cumpla estos requisitos y quiera pagar directamente lo que pide por el alquiler. Para ello dad a conocer vuestros puntos fuertes y aquello que podéis aportarle como si se tratara de un entrevista de trabajo en la que tuvierais que presentar la mejor candidatura.

Algo que también puede resultar muy atractivo para un propietario es la inmediatez. Si visitáis un piso y estáis decididos a quedaros con él ofreced la posibilidad de pagar y firmar en ese mismo momento con una pequeña rebaja respecto al precio que solicita. Vosotros saldréis ganando y el propietario se asegura alquilar su inmueble en ese instante y sin preocuparse más por ello.

Por el contrario, si le hacéis una oferta que rechaza en un primer instante podéis dejarle vuestro teléfono por si se lo piensa demostrando que no estáis dispuestos a subir. Esto da resultado muchas veces y puede que unos días o incluso momentos después os llame aceptándola. Puede que no tengáis suerte y perdáis ese piso, pero seguro que habrá muchos más esperándoos.

Por último, el tema de la fianza es algo que también podéis utilizar para que el desembolso de dinero inicial sea menor. A veces se pide más de una mensualidad de fianza, por lo que siempre podéis intentar negociar esa parte antes de firmar el contrato.

No existe ninguna fórmula mágica para conseguir un alquiler barato

Como veis todo lo expuesto en el artículo son recomendaciones que pueden ayudar a la hora de pagar menos por un piso, pero no existe ninguna fórmula mágica para conseguirlo. Lo más importante es que os arméis de paciencia y que perseveréis en la búsqueda.

¿Habéis conseguido alquilar un piso barato?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here